Lo bueno, lo mejor, la moral, la ética y la justicia.

Hace tiempo que quiero escribir sobre estos temas, sin embargo nunca encuentro un buen momento para hacerlo.

 

Por lo que vengo estudiando, hay dos posturas muy marcadas en derecho, el positivismo, que entiende que las normas solo se interpretan por lo descifrable de su lectura y el naturalismo, que entiende que hay normas "naturales" que el ser humano accede a través de la razón y, por más que las normas positivas digan lo contrario, no deben ser quebrantadas.

 

Si bien este texto va a enfocarse en la confección de las normas y no sobre las posturas de interpretación, vale aclararlas ya que son parte de un conjunto de ideas que pienso expresar y cuestionar.

 

Los legisladores, a la hora de redactar una ley, se basan en su sentido de moralidad y de ética, entendiendo en base a eso "Lo bueno y lo malo". Puede que sea "bueno" para toda la sociedad o para una porción de ella o malo para la sociedad o para una porción de ella.

En cualquiera de ambos casos, entiendo que el sentido de interpretación se basa en la moral subjetiva del legislador y la ética subjetiva del legislador, muy pocas veces entra en juego la sociedad en estos puntos de vista, el que decide es él, no los que ejercieron su voluntad para llevarlo a dicho cargo.

 

Si bien es cierto que la voluntad de las personas que lleva a un legislador a dicho cargo suele coincidir con las ideas de este mismo (Si no podemos pensar esto así, cerremos la república) el error, a mi entender, es interpretar esto en el sentido estricto de la moralidad y de la ética del propio legislador, no digo que no tengan que influir en las decisiones que tome a la hora de redactar una norma, lo que digo es que lo difícil y necesario es abstraerse a la sociedad en su conjunto y no solamente a un punto de vista personal. Por esto, prefiero hablar de lo mejor y lo que no lo es.

Un positivista diría que lo justo es aquello que fue sancionado mediante los procesos oficiales. Un naturalista diría que no basta con esto, sino que también las normas no deberían ir en contra del derecho natural.

Yo digo que las normas justas no son solo aquellas que se sancionan mediante los procesos y medios oficiales ni son solo aquellas que no vayan en contra del derecho natural, sino que las normas también deberían incluir a la población en su conjunto y deberían ser "lo mejor" para esa sociedad en determinado espacio tiempo.

 

Por ejemplo, el aborto, un tema completamente controvertido. Personalmente, mi sentido de moralidad y de ética me prohibirían dejar que una mujer lleve a cabo un acto de semejante naturaleza. Sin embargo, este tipo de actos no va a dejar de realizarse por más que mi opinión sea contraria y en general se realiza en lugares con una higiene defectuosa y con posibilidades de causarle un mal mayor a la persona que se lo está realizando. ¿No sería MEJOR regularlo? ¿No sería MEJOR que la persona pueda hacerlo en un marco legal y controlado? Desde mi punto de vista, si, si lo sería.

 

Lo mismo pasa con el consumo de drogas,  si bien la jurisprudencia ya indicó que no es delito penal poseer cierta cantidad para consumo personal, el tema no se toca en las cámaras por lo controvertido que resulta. Las personas que se drogan, no van a dejarlo de hacer porque una ley les indique que no lo hagan y es preferible que lo realicen en ambientes controlados donde se pueda medir y prevenir accidentes a que se realice en villas miseria, sin control y dejando incapacitada a una porción de población productiva, sin contar el doble negocio que implican el narcotráfico y las fuerzas anti narcóticas.

 

Las sanciones penales y civiles, deben existir, se sobreentiende que, en un caso como puede ser un homicidio, lo mejor para la sociedad en su conjunto es que la persona que lo cometió se rehabilite y pueda volver a ser reinsertado, lo que quiero decir es que a la hora de redactar una norma, los principios toman un rol fundamental en las personas y nublan la visión, desarrollando así normas que le parecen bien a uno y no normas que realmente sirvan para todos.

 

 

Lo mejor hoy, no es lo mejor en la antigua Grecia, el derecho hoy, no es el mismo que el de la edad media, sin embargo nos seguimos dirigiendo hacia él bajo un sentido de moralidad, de ética, de principios religiosos, y nos olvidamos de lo verdaderamente importante, lo mejor para la sociedad, lo mejor para ciertas minorías y, en definitiva, lo mejor para que todos estemos mejor.

Leave a reply