LA GRIETA

Aclaro desde ya, este texto es más informativo que otra cosa, algunos datos globales sin ir muy al detalle y alguna interpretación.

Año 1983

Alfonsin 52%, Luder 40%

Año 1989

Menem 48%, Angeloz 37%

Año 1995

Menem 50%, Bordón 30%, Massaccesi 17%

Año 1999

De la Rua 48%, Duhalde 38%, Cavallo 10%

Año 2003

Menem 24%, Kirchner 22%

Año 2007

Cristina  Kirchner 45%

Año 2011

Cristina Kirchner 54%

Año 2015

Scioli 37%, Macri 34%, Massa 21%

 

Es muy simple, en todas las elecciones alguien ganó y alguien perdió, ballotage o no, pero hay una realidad y es que, por lo menos desde el 83 nadie tuvo consenso. Aunque Cristina en 2011 haya sacado un 54%, hubo un 46% de la población que prefería a otra persona en el poder. La grieta Argentina no es una falacia, no es nueva, no la inventó el Kirchnerismo, existió antes del Kirchnerismo y sobrevive después del Kirchnerismo, y esa “grieta” quiere decir que aproximadamente el 50% de la población quiere ir para un lado, mientras hay otro 50% de la población que quiere ir para otro.

 

No está bien, ni está mal, las cosas son como son, no hay que agregarles juicios de valor a los asuntos, pero lo que sí es muy difícil es que un país salga adelante cuando mientras 22 millones pretenden ir para un lado, hay otros 18 millones que pretenden ir para el lado contrario.

 

Siempre me pareció molesto, si se quiere, la actitud del Kirchnerismo frente a este problema, que en vez de buscar el consenso entre las demás fuerzas políticas y con la gente que tenía que aguantar sus medidas por mucho que no les gustaran, fomentaron y buscaron la división del país, esperando así lograr que nunca se llegara a un consenso mayoritario para sacarlos del poder.

 

Lamentablemente, no es demasiado distinto a lo que hace el actual gobierno, con frases desafortunadas como la del Jefe de Gabinete Marcos Peña diciendo “Randazzo es parte de la Argentina que queremos dejar atrás”.

 
No Marcos, no, es un ERROR ENORME decir que hay parte de la Argentina que queremos dejar atrás, a la Argentina la sacamos del agujero los 40 millones juntos o no sale, dejar atrás dirigentes políticos, dejar atrás a las personas que piensan que ellos hacían lo correcto, dejar de escuchar al resto de las fuerzas políticas (Y, por consiguiente, a los argentinos que representan) porque piensan distinto, es intentar dejar atrás a parte del país, parte de tu país.

 

La grieta existe, no es verso, el verso es que la inventó el Kirchnerismo, el verso es decir que “salimos juntos” y no sentarse a una mesa a escuchar el resto de las opiniones, el verso es decir que hay una parte del país que hay que dejar atrás, el verso es decir que hay que buscar un “acuerdo social” y NO HACERLO.

 

El verso, en definitiva, es fomentarla en vez de intentar solucionarla, sin entender que mientras 22 empujen y 18 tiren, no hay forma de salir adelante.

Leave a reply